lunes, 22 de enero de 2018
Los salesianos han sido y tienen que seguir siendo un referente
Visitas 2
- Por: Webmaster
Antonio García Reyes, Sacerdote Salesiano y nuevo Director del Colegio Lora Tamayo
Valoración: 10/10
 

  Saludo del Director

 

 · "Las empresas no sólo deben implicarse en la colocación de los chavales, sino deben colaborar con el colegio en mejorar materiales e instalaciones”

· “Tenemos que tener una buena sintonía con el Gobierno local, una estrecha colaboración por el bien de los chavales”

· “El centro tiene que caminar a la autogestión y a buscar recursos nuevos. Con el dinero de la Junta no podemos mantener la Obra”

 

El sacerdote salesiano Antonio García Reyes, natural de Badajoz, aunque hace siete años ya estuvo en Jerez “de cura joven”, se ha hecho cargo de la dirección del Colegio Lora Tamayo, un centro de novecientos alumnos con Bachilleres y Formación Profesional.

—¿Cómo se ha encontrado el Colegio Manuel Lora Tamayo?

—Una casa salesiana en la que la escuela está bien organizada, el elemento académico está en orden, organizado, pero una casa que necesita que se pongan en marcha distintas iniciativas y se le dé más cancha, más participación a las asociaciones que existen dentro de ella como la Hermandad, los Antiguos Alumnos, el Centro Juvenil, Hogares... que son instituciones que forman parte del centro y que tienen que tener una participación activa en el nuevo proyecto.

—¿Ya se trabaja en ese nuevo proyecto?

— Con el cambio de director, la Inspectoría nos permite cambiar el proyecto educativo-pastoral que es el que va a marcar las pautas el trabajo a desarrollar. Ya hay grupos de trabajo que van a propiciar los elementos adecuados para ese proyecto educativo-pastoral con el que vamos a pretender que los salesianos estén muy integrados en la sociedad jerezana, con presencia en las empresas, en el entramado social de la propia ciudad, en la vida eclesial y también en la realidad civil.

—¿Qué se está haciendo, más allá de la aprobación de ese proyecto educativo.-pastoral, en estos momentos. Qué pasos ha dado el nuevo director?

— Ya hemos tenido un encuentro con el obispo, con don José, con la curia, con la diócesis. Tenemos que involucrarnos también en la vida eclesial. También hemos mantenido algún encuentro con la alcaldesa, en una cena de la Asociación Santo Ángel, y con algunos concejales a los que hemos planteado nuestra línea de trabajo, algún proyecto que está cuajándose. La alcaldesa era persona muy cercana a un antiguo director de este centro, como era Carlos Correa. Igualmente hemos mantenido contactos con la concejal-portavoz del PP, María José García-Pelayo, que me invitaron y estuvimos intercambiando algunas ideas que pueden venir bien a esta casa. Nosotros no sabemos de colores políticos, sino lo que buscamos es lo mejor para los chavales y, en ese sentido, tenemos que tener una buena sintonía con el Gobierno local en toda su amplio sentido.

—Al margen de la proyección social del Colegio hay un hecho que se habrá encontrado que es la buena sintonía que el alumnado del centro tiene con las empresas de la ciudad, en tanto y en cuanto que la demanda de empleo sobre el alumnado de los ciclos o de los grados superiores es muy buena.

.— Eso es cierto. Nos planteamos el centro como una casa de Formación Profesional, al margen de que contamos con dos líneas de bachilleres y la Primaria y ESO, y ese tema es una de las cosas buenas que tenemos, ya que el perfil del chaval que sale de los ciclos medios o superiores es el de un buen profesional, por lo que las empresas tiran de ellos, pero necesitamos la colaboración de esas mismas empresas no sólo en su implicación en la colocación de los estudiantes que salen sino en cuanto al apoyo al Centro para que las dotaciones de materiales para los chavales sean mejores, ya que en estos momentos son muy pobres. Por eso necesitamos articular medidas de colaboración con empresas e instituciones para que las instalaciones de nuestros talleres sean más modernas y con material actualizado, lo que redundará en la instrucción profesional de los chavales.

—Si no le entiendo mal, su intención es recibir apoyos económicos para que el Centro siga saliendo hacia adelante, a pesar de su condición de concertado.

— El centro tiene que caminar hacia su autogestión y para ello tiene que buscar recursos nuevos. Cualquier centro concertado tiene que ir a la búsqueda de recursos para su subsistencia. Con el dinero que nos facilita la Junta de Andalucía no podemos mantener la Obra. Por eso estamos buscando otras fuentes de financiación, con la concesión de terrenos, alquiler de instalaciones, que las propias empresas utilicen nuestras instalaciones, ofrecerle el colegio Lora Tamayo a la ciudad para que cuente con él. Tenemos en mente hacer una plan de apertura total, abrir un comedor, aulas matinales, actividades extraescolares.

—Está hablando de iniciar una etapa completamente nueva.

— Es un reto interesante, difícil, pero es que de otra manera no podemos caminar. La gran ventaja que tenemos son los recursos humanos con que contamos tanto en el sector del profesorado, con personal joven y con ganas de trabajar, como en el personal de servicios o de administración, así como le vamos a abrir las puertas a los antiguos alumnos, a las asociaciones del colegio. Cuantos más personas estemos involucradas en el proyecto más opciones habrá de poderlo sacar a flote.

—Deja usted traslucir que los centros concertados se ponen las pilas o corren malos tiempos para ellos.

—Si un centro concertado no cuenta con el respaldo de una congregación religiosa o de un organismo es difícil que pueda salir hacia adelante. La Junta a nosotros no nos financia la construcción de un edificio por ejemplo y tampoco podemos llamar a los bolsillos por el tipo de chavales que están en nuestros centros. Si fuese privado el perfil sería distinto.

—Porque los centros, en este caso los salesianos, no son los que eligen a sus alumnos.

—Es la Junta, la Dirección de Planificación la que nos adjudica los muchachos o las muchachas. Nosotros no tenemos poder ni potestad en ello. Lo que ofrecemos es una identidad y un proyecto educativo como centro católico. Por lo demás es la Junta quien adjudica, nosotros no tenemos voz ni voto. Lo interesante es nuestro ideario. Somos lo que somos, escuela católica, donde la evangelización, la catequesis tiene mucho que decir y además somos un centro salesiano que es más que un colegio, porque tenemos patios abiertos, apertura al barrio, aquí el centro está las veinticuatro horas del día abierto y a disposición de la ciudad.

—¿Podemos decir que su reto es que los salesianos sigan siendo un referente?

—Han sido un referente en la ciudad y tienen que seguir siéndolo El reto es abrirlo a la ciudad y que la ciudad se acerque a él.

—2012

—Este año se cumplen los cincuenta de la llegada de los salesianos a Jerez. Una buena oportunidad para “potenciar la Obra y abrirla a la ciudad”, indica el director del Lora Tamayo. Ya se trabaja en la organización de la efemérides. Una efemérides que hay que encontrarla cuando la Diputación decide trasladar a Cádiz el Hospicio de Jerez, donde trabajan de capellanes los salesianos. Entre ellos destaca ban Isaac Leal y Don Guillermo Hernández. La labor de Guillermo era tan apreciada por la Diputación que proponen a este salesiano como Director del Hospicio en su nueva sede de Cádiz. La Congregación Salesiana aceptó a condición de utilizar el viejo Hospicio como Centro de Formación Profesional. La Diputación cedió el uso de los locales por 20 años, a condición de que no se hicieran nuevas obras en el inmueble. De este modo, en locales viejos, sin mobiliario y en medio de una gran penuria dieron comienzo las Escuelas Profesionales Salesianas, sin ayuda estatal ni privada que respaldase en aquellos momentos la fundación. En 1964 se llegó a los 379 alumnos. Esta labor llamó la atención del Ayuntamiento que vio con simpatía la formación de los jóvenes obreros. El ministro de Educación, el jerezano Manuel Lora Tamayo, visita al Centro y promete ayudas para el futuro. Todas estas circunstancias favorables impulsan a la Congregación Salesiana a pensar en una nueva ubicación donde se pudiera construir con amplitud. En 1971 nació el actual centro Lora Tamayo en Icovesa

 

Dosatic S.L. © 2018
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad